La Escuela de Liderazgo Emocional, ele, rinde homenaje a su Presidente, Dr. Vicente López-Ibor Camós  en  el  Libro Blanco de las Emociones y Valores

La Escuela de Liderazgo Emocional, ele, rinde homenaje a su Presidente, Dr. Vicente López-Ibor Camós  en  el  Libro Blanco de las Emociones y Valores, quien falleció el pasado año.

“Un medico de los de siempre , plagado de virtudes humanas y humanistas” (Dr. José Luis Pedreira /Redacción Medica)

Su hijo, Vicente López-Ibor Mayor, Doctor  en Derecho, Graduado por Harvard Business School , prologuista de la  obra nos habla  de  cómo era él para aquellos que no tuvisteis el honor y placer de conocerlo …

<<Su vida fue un ejemplo permanente para muchas personas, por su pasión por la profesión médica, por su entrega a los demás, y por su generosidad y profundo humanismo. Siempre promovió y simpatizó con proyectos que tuvieron, como eje central, el fortalecimiento de las aspiraciones y valores que conforman el factor humano. Es decir, la relación inextinguible y dinámica entre razón y emociones…Es por ello por lo que mi padre se encontraba muy orgulloso e identificado con la vocación y misión de la Escuela, con su implicación social y educativa, y con su incansable tarea divulgadora >>

<<El pasado año, en un bello libro publicado por la Escuela, donde se recogen múltiples testimonios personales sobre valores y emociones, mi padre escribía un Prólogo con perfil académico sobre la inteligencia emocional, afirmando que “la ecología del conocimiento humano, encuentra en la inteligencia emocional una nueva esfera de indagación, estudio y aplicación de notable relevancia. La inteligencia emocional es, ante todo, un retorno al ser en su identidad esencial, al ser en su visión global, pluridimensional, desde lo fisiológico a lo epidérmico, pasando por una pluralidad bien estructurada de capacidades, habilidades, técnicas y talento”>>

<<He admirado y aprendido muchísimas cosas de mi padre, además de los valores expresados en el ámbito familiar. Su pasión por conocer, su cultura, su capacidad para entender las situaciones más complejas y ofrecer soluciones claras y precisas, su inagotable entrega, su generosidad. Pero siempre me ha llamado poderosamente la atención un detalle, aparentemente menor de su personalidad y quehacer, pero a mi juicio muy especial, que calificaría como “la sabiduría de las pequeñas cosas”. En alguna medida se traduce en no restar importancia a hecho o acontecimiento alguno, sino dotarles de sentido para encuadrarlos atinadamente en el marco de cada realidad humana. O dicho en otros términos, que cada cosa o situación, por insignificante que pueda parecer, tiene valor y significado, a veces central, en el devenir y balance de una vida. Y ello revela también la fortaleza y medida de la inteligencia emocional, en cada circunstancia y persona>>

Vicente López-Ibor Mayor,  Doctor  en Derecho, Graduado por Harvard Business School