Siempre en nosotros excelentísimo señor Dr. Don Vicente López-Ibor Camós “Una gran pérdida para la Medicina y Psiquiatría , y sobre todo para los que tuvimos el privilegio de ser sus amigos ” ; “ Un científico y humanista universal del ayer , hoy , y del mañana.”

El pasado 4 de abril recibíamos una triste y desoladora noticia. Fallecía en su casa de Majadahonda, Madrid, nuestro Presidente, compañero y amigo el Dr. Vicente López-Ibor Camós.

“Un médico con vocación enamorado de su profesión” 

Ex alumno de la Universidad Complutense, Hospital Clínico San Carlos y de la Fundación Jiménez Díaz. Medico con doble especialidad, neurología y psiquiatría. Un profesional con dedicación, entrega y compromiso al servicio de la salud mental de la infancia y adolescencia.

Presidente de Honor de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente. Fundador de la Sociedad Española de Historia de la Medicina y nuestro Presidente.

Inauguración del aula “Vicente López-Ibor Camós” en la Clínica de la Luz de Madrid, mayo
1995.

“Un compañero humilde y altruista”

Siempre dispuesto a compartir lo que él había aprendido en sus 50 años de trayectoria profesional y a escuchar con interés lo que otros médicos más jóvenes hablábamos  con él.

Su maestría profesional, su cercanía humana,  nos hacía sentir importantes a todos aquellos que departíamos con él nuestras inquietudes profesionales más íntimas.

Un ejemplo de afectividad, cercanía y generosidad para el recuerdo de todos los médicos que tuvimos el honor de conocerlo y disfrutar de sus enseñanzas.

Nuestro maestro y brújula  en las iniciativas de nuestra escuela. Siempre dispuesto a supervisar, dar su opinión y  buenos consejos con la palabra y el gesto adecuado. Así era nuestro presidente.


Vicente con su mujer Juana Mayor Zaragoza en la presentación del libro Mujeres sin Maquillar II en la Universidad Francisco de Vitoria (Noviembre 2016)

“Un amigo incondicional en la sombra”

Un referente de infancia para algunas de las socias. El padre de Charo, nuestra socia y amiga de infancia,  que nos recibía en su casa, junto a Juana, su incondicional mujer y su catedral como él la llamaba. Él que nos vio crecer , el que nos  hacía reír y disfrutar, el que nos sabía dar buenos consejos y palabras de aliento ante cualquier desafío, el que encandilaba con una memoria prodigiosa y nos trasladaba a nuestra más tierna infancia. El que nos recibía con calidez y nos decía “volver pronto”. Esa persona tan maravillosa que tuvimos el placer de conocer y disfrutar. Ese amigo incondicional que siempre estuvo ahí, apoyando y animando.

Encuentros especiales en casa de Vicente y Juana… ¡Gracias Charo por inmortalizar este recuerdo tan entrañable!

Desde el corazón de ele y de sus socias queremos hacer llegar nuestro sentir más profundo a su querida Juana y a sus hijos Charo, Nuria, Vicente, Carlos y Juana allá donde estés. Muchas gracias a todos por compartir este marido y padre tan especial. ¡Estamos en deuda con vosotros!

¡Muchas gracias! Has sido y serás siempre nuestro guía D.E.P