¿Cómo gestionar el estrés laboral diario? Con Pilar Rodríguez Barahona, Responsable RR HH de ENISA , socia / formadora de ele, Escuela de Liderazgo Emocional 


¿Cómo gestionar el estrés laboral diario?

La ansiedad, los agobios y nervios forman parte de nuestra vida cotidiana, de nuestro día a día. Un optima gestión del tiempo (del que hablaré en otra lectura), permite que estos efectos se reduzcan, aunque no desaparezcan del todo.Tener una reunión de presentación de un importante proyecto en el que se ha estado trabajando intensamente, unos objetivos corporativos que alcanzar, tener compañeros de trabajo que sólo tienen motivación unipersonal exclusivamente y no del equipo, muchas situaciones, producen efectos adversos e incluso nocivos y que pueden afectarnos psicológica y hasta físicamente.

Pero es importante tener claro que el estrés, en su justa medida, no es tan perjudicial como se piensa. Debe mantenerse en su justa medida, alentándonos a ser más productivos, a estar más predispuestos, de forma positiva, a cambios en la organización. Lo contrario nos llevaría, en el extremo, a una apatía y desmotivación, a una situación donde todo se viste gris y desaparece el color y la ilusión. Cada persona gestiona sus emociones de forma completamente distinta, por lo que es importante que un jefe/director de equipo, sepa manejar las emociones individuales para confluir en resultados positivos. Gestionar diferentes “egos” es una ardua tarea, pero necesaria, ahí es donde se pueden descubrir los verdaderos líderes.

Desde el punto de vista personal, se debe intentar que ese estrés laboral, no perjudique ni traspase la vida familiar o personal. Una buena salud, una alimentación adecuada y ejercicio físico, así como una actitud positiva y herramientas como la meditación o el mindfullness nos pueden ayudar a reducir ese estrés, consiguiendo una mejor calidad de vida.

Es preciso detectar si es estrés o simplemente una etapa identificable de dedicación plena al trabajo, que ve su fin o, si por el contrario se piensa que es algo intemporal y recurrente ya que esto último produciría desprecio a la propia actividad.

Las grandes compañías, conscientes de ello, utilizan herramientas de “evasión” en las propias áreas de trabajo, permitiendo que sus trabajadores sean más creativos, se den cuenta que la empresa es algo más que un lugar de trabajo donde se está unas horas al día dando al máximo, incitando a sus empleados la práctica de deportes, participación en eventos de diversa índole muy distinta a su actividad diaria. La implantación de estas herramientas, desde RR.HH y el área de RSE tienen mucho que aportar para evitar estas situaciones.

Anuncios