“La depresión bipolar , no se busca , te encuentra” con Pizca Cifuentes , escritora.

“La depresión bipolar no se busca , te encuentra ; no se evita, se siente ; no se ignora, se trata ” … La depresión bipolar ha sido protagonista está tarde del espacio de Gestión Emocional del Magazine de la tarde , Gente Ni Hao, en Radio Internacional. Como invitada Pizca Cifuentes, escritora y coautora del libro Mujeres sin Maquillar . Junto a ella Rocio Hidalgo , periodista , y la Dra. Elsa Martí , médico de familia y psicoterapeuta, Directora de la Escuela de Liderago Emocional, ele.

Hablar de bipolaridad es hablar de una enfermedad cuya característica principal son las oscilaciones extremas que provoca en el estado de ánimo. 

Las personas que viven este tipo de afección alternan periodos de desesperanza y depresión donde todo resulta imposible, con periodos de optimismo y euforia desbocada en los que todo parece posible. Solo en fases severas de la enfermedad , el paciente puede llegar a experimentar pérdida de contacto con la realidad, brotes psicóticos, donde las alucinaciones y los delirios pueden estar presentes.

Hay quienes asocian el término bipolaridad con locura creativa , debido a que muchos de los afectados son personalidades del mundo del arte, pues la creatividad se acrecienta en las fases maniacas. 
Dentro de los datos epidemiológicos de los que disponemos, se puede afirmar que es una enfermedad con alta heredabilidad. Las posibilidades de padecer el trastorno bipolar aumentan hasta un 20% si se tiene un familiar de primer grado con la enfermedad. ¡ Ojo! al recibir la información anterior, no estamos afirmando el hecho de que tener un familiar afecto implique necesariamente que se vaya a desarrollar la enfermedad. Su debut suele ser en la adolescencia con diferentes formas de presentación , lo que en muchas ocasiones dificulta y confunde a la hora de hacer su diagnóstico. 

Su cronicidad y recurrencia hace de esta enfermedad una sentencia de vida para el que la sufre, no sólo tiene que aceptar su diagnóstico, tiene que asumir la responsabilidad de realizar tratamiento pues es una enfermedad con una importante connotación social si no lo hace, puede dañar las relaciones interpersonales tanto a nivel familiar, social o laboral. Relacionarse y convivir con estos pacientes no es fácil , algunas veces hay que afrontar serios problemas de comportamiento asociado a graves consecuencias , ejemplo de ello es gastar dinero sin control cuando el paciente está en fase maniaca. De ahí, la importancia de cumplir con el tratamiento.
La mala prensa de esta enfermedad se debe combatir , rompiendo los estigmas que caracteriza este trastorno mediante la información y educación. Destapar el mundo de la bipolaridad, informar a los familiares de estos enfermos a lo que se enfrentan, el curso de la enfermedad y cómo ayudar; y educar a la persona que presenta este trastorno a escuchar lo que la enfermedad le dice , es el medio más eficaz para afrontar el trastorno bipolar y fomentar la integración social de estos pacientes.

La mala y buena noticia que acompaña al diagnóstico de trastorno bipolar es que aunque se trata de una enfermedad que debilita y agota , se puede afirmar que , dentro de las enfermedades mentales , es la más tratable aunque el tratamiento sea de por vida. La combinación de fármacos estabilizadores del ánimo y psicoterapia ayuda a la mayoría de las personas afectadas por esta enfermedad a disfrutar de una vida normal , gratificante, y por qué no , exitosa. 

La Psicoeducación es muy útil a la hora de conocer el qué hacer para gestionar de forma adecuada esta enfermedad . Mediante su aprendizaje , se entrena a paciente y familiar a entender e interiorizar cuál es la causa de los cambios emocionales que experimenta y cuáles son los signos de alerta de inicio de los episodios de manía o depresión. La Psicoeducación es el camino que ayuda a estos enfermos alcanzar un mejor pronóstico en su calidad de vida.

Algunas veces , ante la frustración que genera sufrir un trastorno bipolar, esta enfermedad se puede asociar, con el fin de evadirse de una realidad que no satisface, con problemas de comportamiento provocado por la ingestión del alcohol o el consumo de drogas. Gracias a la terapia , el arte de curar por la palabra, puede ayudarse a las personas que sufren y viven este trastorno a comprender lo que su enfermedad puede hacer de ellos, propiciando cambios de conducta que beneficien y lleguen a redirigir su actual forma de vida.
Una vez que la medicación tiene bajo control los síntomas, es necesario llevar a cabo un proceso de reconstrucción personal y vital donde se acepte el diagnóstico de ser bipolar y se integre la enfermedad como una parte más de la propia identidad y se creen hábitos que se adapten a un nuevo estilo de vida . Aceptar la enfermedad, es el pasaporte a la felicidad.¡ No lo olvides!La terapia permite a la persona diseñar nuevas estrategias y adquirir habilidades para afrontar dichos cambios y mantener el control de su enfermedad. 

Para escuchar tertulia, pincha el enlace

https://cldup.com/F25yz2oOmK.mp3

En la foto inferior de izquierda a derecha, Rocio Hidalgo, Pizca Cifuentes y Elsa Martí 

Anuncios