El síndrome príncipe azul

Blog

El príncipe azul del ” aquí” y del ” ahora” Hace unos días recibí la llamada de Marta Pastor del programa “Ellas pueden” de RNE radio 5 para participar en una tertulia sobre “El príncipe Azul”. “Erase una vez, un príncipe azul que rescató a una princesa …” , o como nos relata Washington Irving , en Leyendas de la Alhambra , “ Zaida llamó a sus hermanas , y las tres atisbaron tras las celosías. Entre los prisioneros vieron tres caballeros españoles , en la flor de su juventud , de noble presencia y ricamente vestidos. La aparición de aquellos tres caballeros de gentil apostura y garbo varonil produjera conmoción en lo íntimo de sus sentimientos.” Así transcurrió la infancia de muchas mujeres , crecimos con la ilusión de que existía un Príncipe ,aunque sólo fuera en nuestra imaginación, y disfrutábamos vistiendo el disfraz de princesa porque ello nos aportaba un halo de esplendor y belleza. El problema se presenta cuando mujeres, ya adultas, siguen pensando en esta figura principesca y se sienten cómodas con esta vestimenta . Pero realmente ¿ existe el príncipe azul? ¿ Que hay detrás de las mujeres que presentan este síndrome? ¿cómo es la figura del príncipe en realidad ?¿ Es bueno que nuestras hijas lean cuentos de príncipes y princesas? ¿ se puede encontrar un príncipe azul?. Hay mucho de lo que hablar. Hay mujeres que siguen enganchadas a este personaje de cuento y no son lo que se dice niñas. Su ideal masculino es un hombre perfecto, hecho a su medida y que cumple sus expectativas y exigencias. Algunas idealizan figuras significativas como padres o hermanos o buscan hombres comprometidos en otras relaciones a los que consideran dignos de admiración e incluso los convierten en sus amores platónicos. Todas las mujeres tenemos la necesidad de amar y que nos amén pero lo que nos diferencia a unas de otras es la forma de querer. No es bueno elegir la forma de que te amen porque es un deseo difícil de cumplir, cada persona quiere amar a su manera. El síndrome del príncipe azul reúne un conjunto de síntomas y comportamientos que presentan algunas mujeres en la búsqueda de su pareja ideal. Existen opiniones variadas si es o no un trastorno psicológico.Como médico de familia y psicoterapeuta, pienso que es un trastorno psicológico ya que las mujeres que lo presentan , son mujeres que sufren mucha frustración y carecen de paz interior, lo que les hace pedir ayuda y recurrir a nuestra consulta. El síndrome se basa en una creencia distorsionada de la realidad. “Un príncipe azul, llegará y me rescatará de tener una vida solitaria , monótona y poco gratificante “. El concepto de ideal masculino para estas mujeres es el de un príncipe ideal , nada más alejado de la realidad. Los príncipes azules , en contraposición con los instituidos en función de su realeza ,son personajes novelescos, del cine o la televisión , que no se corresponden con la realidad , plagado de virtudes y sin defectos. El príncipe azul es un personaje al que en la infancia hemos guardado en nuestro inconsciente pero al que en la edad adulta debemos , porque ya toca , sacar al exterior y hacerlo consciente de una forma real. Detrás de las mujeres que lo padecen , se esconde un síndrome de dependencia , ” Yo, princesa,dependo del príncipe azul para ser feliz”. Los cuentos te ilusionan pero no son realidad. Si realmente te cuesta quitarte el disfraz de princesa, es entonces cuando tienes un verdadero problema, y es que dependes de otro para ser feliz y no siempre va a ser posible su presencia en tu felicidad. Las personas que nos rodean pueden influir en nuestra felicidad o infelicidad según les demos opción, no olvidemos que el bienestar de una misma reside en la actitud que presentamos frente a las personas y a las cosas que nos rodean .Eres tú , la que eliges si te quedas en una situación “a pesar de “; eres tu , la que eliges ser feliz o infeliz ; eres tu , la que tienes que enfrentar tu soledad, monotonía o insatisfacción. Cuando la dependencia al otro se convierte en una necesidad para ser feliz , la mujer está perdida. Detrás del Síndrome del príncipe azul existe miedo a crecer y hacerse adultas, y de perder la protección. En la intimidad de nuestras princesas existe miedo a hacerse cargo de sí mismas y adquirir independencia , no quieren crecer porque eso es perder la sobreprotección que han tenido por sus personas de referencia en la infancia y sobre todo porque no han sido enseñadas para ello, han sido educadas para depender de los demás. ” Siempre tendré mi príncipe azul que me rescatara y se ocupará de mi” Es un papel en el que se sienten cómodas porque la preocupación es de ellas y el que se ocupa es el otro. Transfieren su responsabilidad de existencia, crecen en un modelo familiar y cultural donde la mujer adopta un papel pasivo , depender de los padres en un principio y de su pareja después. La culpa no reside en ellas, sino en su modelo de educación . Sus personas significativas deberían de haberles explicado que los cuentos no deben de sacarse de su contexto , es bueno leerlos como obra literaria , entretienen e ilusionan , pero no son reales. El hombre versus mujer perfecta no existe. La cultura familiar a veces te hace idealizar el amor y te aleja de lo que realmente es. Resumiendo su miedo la bloquea y le impide hacerse cargo de si misma, con lo que el grado de dependencia aumenta y nuestra princesa está aún más perdida. La insatisfacción que presentan no es una buena compañía. Son mujeres que nunca están satisfechas; algunas porque no encuentran a su pareja ideal, otras , porque buscan de forma continúa nuevas ilusiones, o incluso las hay que están en relaciones estables y adquieren amores platónicos a los que idolatran para subsistir. Su insatisfacción provoca frustración la cual aumenta tras el fracaso de no encontrar al hombre que reúna sus expectativas y exigencias . Ellas mismas son las responsables de su introducción en el círculo vicioso de relaciones sentimentales. Son mujeres que en un principio se ilusionan mucho , piensan que por fin ha llegado a su vida el hombre que merecen. Pero pasado unos meses del comienzo de la relación empiezan a pensar que se han equivocado una vez más, su sueño empieza a despertar, y su príncipe azul ya no es tan azul , está perdiendo tonalidad. Es entonces cuando maximizan los defectos y minimizan las cualidades , es el momento de la ruptura y de experimentar una nueva frustración . Pero ¿ Cómo son? y ¿ Cómo se comportan nuestras princesas? Nuestras mujeres , como princesas de cuento que son , les gusta ser el centro de atención. Su príncipe debe ser sobreprotector , cariñoso, amable, la tiene que hacer sentir un ser especial. Su carácter es inseguro y dependiente, no practican la constancia , no dan tiempo ni oportunidad a conocer a las personas y son impulsivas en sus decisiones. Si la persona a la que asignan el calificativo de príncipe no está a la altura , lo sustituirán , por un nuevo candidato, con facilidad y sin miramientos , pues son incapaces de manejar y gestionar la emoción de la soledad o vacío de tener pareja de una forma adecuada. Una mujer adulta ,con seguridad y que sabe lo que quiere ,mitiga el vacío que siente con una pareja con ilusión con ganas de ser y de hacer ,con la familia y amigos. Dentro del síndrome del príncipe azul tenemos distintos comportamientos ; Unas mujeres se comportan de forma activa en su búsqueda , buscan continuamente nuevas relaciones e ilusiones, mientras otras , prefieren directamente no entablar relaciones , prefieren evitar el coste emocional que les produce sentir una más de las tantas frustraciones de no encontrar a su ideal masculino. En algún caso existe una atracción por hombres comprometidos en otras relaciones, a los que idealizan por su comportamientos con su pareja .Su mundo de ensueño les hace disfrutar de amores platónicos que a larga serán motivos de nueva frustración . Y ¿ Cómo es el príncipe azul de la vida de nuestras princesas? El príncipe azul también ha sido preparado para ello. Son hombres educados en la cortesía y en la conquista , que crecen con el ideal de ser héroes y con la creencia de que algún día rescatarán a una princesa rosa, amorosa y dependiente , que le valorará y le hará sentir importante. Su imagen omnipotente de que todo lo puede conseguir , le hace tener rasgos narcisistas de la personalidad y ser muy controlador en la relación. Piensan y están convencidos de que sin él la princesa no sobrevivirá. Basa su autoestima en su logro ” qué fantástico soy que he conseguido una princesa rosa” y utiliza a la mujer como objeto narcisista para engrandecer su imagen personal. El problema se presenta cuando la princesa no valora las cualidades de su príncipe azul y lo rechaza. Es entonces cuando esté sufre la frustración de haber fallado a su ideal de “como debo ser”, generando y desatando el sentimiento de odio hacia la persona que le hace sentir mal, que en este caso es , su princesa. Pero entonces ¿ existe el príncipe azul? En la vida de cada mujer puede y debe existir un perfil de persona que le ilusione .La diferencia estriba en cómo una lo imagine. Si una se viste y se siente princesa lo verá con altas expectativas , si una es fiel asi misma y se viste a diario con los pies en el suelo , lo verá como el príncipe terrenal , que no azul ,quees. Todas tenemos una especificación a cerca de como nos gustaría que sea el hombre que deseamos comocompañero de viaje , pero también debemos saber que para llegar a buen puerto , y sabiendo que la mar no está siempre calma, necesitaremos de inteligencia y tesón. Es fácil enamorarse y muy difícil mantenerse enamorado pero lo que a nosotros nos debe mover y mantener en la lucha es conseguir alcanzar un amor real y verdadero no ficticio. El príncipe azul de mujeres con buena gestión emocional es el qué sabe atraer mental y físicamente la atención de está , es aquel con el que gusta estar a “pesar de” y al que añoras cuando no está en tu día a día . Es el que utiliza la magia en muchos momentos y te ayuda a cumplir sueños pero también es el que te ajusta a la realidad y te dice lo que no te gusta oír porque sabes que es verdad y por supuesto, aquel que te sabe sacar la mejor de tus sonrisas . Dra. Elsa Martí Barceló Médico de familia . Psicoterapeuta
Anuncios